No es "todo bien", no está "todo bien".

Discutir las relaciones es algo que a veces nos parece algo muy necesario, sin notar que en estas mismas veces no podría ser el peor veneno.


No sé que pasa conmigo. Yo noté que desde que empecé mi relación con mi novio, no pude venir más al blog. No por falta de tiempo o algo parecido. Ya no tengo excusas para darme. Pero hay algo que pasa conmigo cuando estoy de novia que aun estoy intentando entender. No tiene que ver con quien está conmigo, sino que algo de moralismo de mi parte, que me poda la expresión, el pensamiento, la vida, a veces.


Aún así yo noté que nunca estuve de novia. Aunque haya estado un par de veces... es decir que nunca supe lo que realmente es tener un novio o novia. Es una cuestión, me parece, de saber ponernos lo límites. Y que talvez por una cuestión amoral, mi familia no me los puso y estuvo en mis manos ponerme. No lo logré. No logré pasar por la relación liviana de novios antes de casarme y en un par de meses ya estaba en una rutina de 20 años de casados.


Me podo, me articulo, me curvo y me limito. Quiero más, quiero diferente, quiero intentar...


Perdón por estar tanto tiempo lejos de aquí.


Volví
Publicar un comentario