"Os cafunés"




La droga del amor. La delicia que es enamorarse. Droga buena esa, de esas que nos mueven y a la vez nos paralizan, nos anestesian y ¡nos hacen sentir de todo! Sinestésica experiencia. Estoy cada vez más cierta de que soy una adicta. Soy adicta a la pasión, a los procesos químicos que ocurren adentro mío. 

Me ha encantado nuestra historia de amor. Tuvimos mucha pasión, cariño, romantismo, atracción, y puedo arriesgar decir complicidad. Un encuentro, una chance, un intento. Fuerte!


Yo suelo ser intensa en lo que vivo, pienso, siento. Con la delicadeza de los detalles, sutileza de los actos, reconozco cuando algo es real y verdadero. Nosotros lo fuimos y eso me inspira a crear, a reverberar.


Y si me permitís, lo comparto contigo. Me gusta el romantismo, pero no el de los libros, no el de las tradiciones machistas, el de la literatura. Me gusta el amor simple y honesto. Del cariño gratis, sin juegos y esperas...


Te gusta mi manera de sentir y vivir cada momento con intensidad. Aprovechar cada momento como si fuese el último. Mi honestidad, felicidad y que tenga muy buena energía. Yo te he capturado bien, te comprendí desde la primera mirada, desde el bar. Y te digo que conociste lo mejor de mí. 
 ¡Lo mejor de mí!

Hablas siempre en español que me olvido, a veces, de que eres francés. La lengua francesa que es tan linda, queda mejor cuando hablada por ti. Eres dulce. Muy dulce. Lleno de cariño y ternura. 
¡Eres un precioso! Una joya rara.

Ojos azules piscina, bigotes y barba ralos, casi sin pelos por el cuerpo. Hacía tiempo que no conocía piel igualmente suave, rica. Todo tu cuerpo sabroso. Pija enorme. La chuparía por 24h, parando y volviendo. Cada piquito en tus labios gruesos es como un abrazo acogedor y apretado. 


Calma y tranquilidad. Deliciosamente discreto tú ya lo era. No necesitaba decir mucho, pues tus dedos ya lo hacían, pasaban, deslizaban por mi cuerpo desnudo. Lo escarapelaba o lo hacía suspirar. Ahhh... 
¡el suspiro!

Quiero pasar tardes enteras haciéndote "cafunés" y caricias por tu cuerpo.
Publicar un comentario