Diálogos

Me choco en ver cómo hemos perdido la habilidad de comunicarnos.

Prafraseando a mi mejor amiga: "La ausencia de comunicación es tan irritante como esperar por algo ou alguien que no sabe qué puede dar ni lo que quiere. Pues, ¿quién sabe lo qué existe?

Entonces, empecé a intentar entender la razón de eso. Algunos pueden decir que es por el momento pos-moderno en que pasamos: sin tiempo, sin calma ni sosiego, sin placer y mucho stress...que uno se olvida como funciona el diálogo, otros ni se acuerdan o nunca supieron de su existencia. Recordemos un poco su estructura (no necesariamente en este mismo orden o secuencia): - A pregunta, B responde, B pregunta, A responde - así, sucesivamente.

Al menos a mí, no me parece que seja tan sólo este momento el GRAN CULPABLE. Creo que, no sacándole totalmente su parcela en este monto, el problema mayor de todos sea la bruja "inseguridad". Quizás las personas ya no se sientan capazes de conseguir una respuesta o hasta soportarla, sea cuál sea.

El miedo a las respuestas es tan grande que ya no preguntamos más. Ya no sabemos hacerlo. Y entramos, por lo tanto, en la era de los imperativos, todos mandan y desmandan. Ya no sabemos dialogar. ¡Esa incapacidad, que se extiende a varias relaciones, es extremamente irritante!


Padres, hijos, alumnos , profesores, novios, parejas, amigos: Sería tan más fácil preguntar...
Publicar un comentario