La libertad

Las palabras pueden hacernos prisioneros y el silencio, por lo tanto, ser libertador! Podemos ser quiénes quisiéramos ser...Aprendo que me atrae el misterio que él me trae. El aire sin sonido, la sonrisa, la temperatura del cuerpo el ojo adentro mío... Es decir, la sintonía no necesita palabras, la hay o no la hay, tal como la belleza: la sentimos o no la sentimos...
...

Ay, qué sabroso... aún siento tu piel en el mío... la intensidad de la mirada me blanda adentro... me desarma, me hace querer más! Agradezco por permitirnos ...Inspira... expira... inspira... expira... Diez veces... siente... chacra sobre chacra... la energía ya "banalizada" está. Estamos... Te doy la luna...
...

Silencio este divino. 
¿Divino? Es mucho. Tanto. Variado. Bueno. Malo. Cualquiera. Uno. Nuestro y de nadie (más). El sudor puede decir mucho, el no sudor también. Me dijeron un día que el lugar del incómodo es o puede ser productivo. Mejor que lo sea.
...

Silencío. Silenciamos. Respiramos...distanciamos la energía recíprocamente. Lo guardo, me calmo...sonrío...está bien...ya está...camino por el aire sin sonido...Me acuerdo de las palabras, me gusta. Estamos. 
¿Verdad?
...

Exploto acá adentro. Amor raro ese, rico, sensible, libre. Pulso. Mi cuerpo también grita, pero quiere callarse. Silencio difícil. Los quereres queriéndose así tan desigual. Quererte bien, quererte mal...




Publicar un comentario